Mensaje de la Santísima Madre entregado el 7 octubre 2017 en Lonquén

Hijitos os doy la bienvenida, recuerden que estos son los últimos tiempos y nos queda muy poco para estar aquí en medio de vosotros.

Hijitos de mi corazón, en este momento mi Corazón de Madre se llena de gozo al ver tanta concurrencia y he visto como mis hijos han estado rezando fervorosamente por las verdaderas conversiones y por la humanidad que vive aún en ese caos de oscuridad.

Hijitos míos en esta tarde especialmente quiero agradecer a aquellos que fueron tan obedientes y no viajaron a los lugares que os dije, pues bien todo se ha cumplido y se seguirá cumpliendo, desde fines de noviembre podréis retomar vuestros viajes y vuestras cosas que tendréis pendiente, recordaos mis pequeños que para el Cielo nada es imposible pero mucho también depende de vuestros corazones de vuestro amor y de la humildad que vosotros tengáis en el corazón para que se obren todos los milagros. El mejor milagro que puede haber mis pequeños son las conversiones y gran actos de Fe para que podáis estar en este camino de Santidad, recordad que este corazón de Madre vive y sufre por vosotros. Desde el Cielo miro constantemente a todas las almas y veo con qué dolor y sufrimiento muchos padres pierden a sus hijos y sus hijos pierden a sus padres, pero este es el tiempo que muchos deben de partir para llegar al seno del Padre. Muchos quedarán en el camino pero por ellos os pido que dobléis vuestras oraciones por aquellas almas que se van quedando sin pensar que hay una vida eterna, simplemente viven como van viviendo, actúan viviendo como locos sin pensar que Dios es el que les rige vuestras vidas.

Os pido, debéis de bendeciros a cada uno de los pequeños en vuestros hogares porque siempre os dije… la futura Jerusalén depende de aquellos hijos y el Padre Dios pedirá cuenta a los padres, a los abuelos y a los familiares cómo habéis actuado y han encaminado a los pequeños.

Hijitos… mi Corazón es grande y caben todos vosotros no me importa que muchos no me quieran pero YO seré quien les conquistaré el corazón a aquellos que a mí no me quieran. Dios es grande, es infinito y Él puede con un solo dedo mover y cambiar este mundo, pero Él espera que cada uno de vosotros creáis consciencia y podáis nuevamente reencontrarse con Él, asistid al Santísimo ahí es donde se encuentra mi Hijo esperando a cada uno, acercaros a las confesiones os espera ahí santos sacerdotes para confesarse no tengáis miedo de decir lo que pensáis y sentid, el Padre Dios lo escucha todo y lo siente todo sois vosotros los que no queréis acercaros a Él porque le teméis y le tenéis miedo, pero no tengáis miedo hijitos porque “el Padre Dios es ternura, es amor y derrama misericordia para el mundo entero”.

Hijitos… pronto llegará un momento en que vosotros entraréis en una crisis espiritual y eso será a fines de Diciembre y será en el mundo entero por la Iglesia, oren por mis santos Sacerdotes y mis santas Religiosas, oren por aquellos que están al mando de mi Iglesia para que vean un rayo de luz y puedan cambiar sus visiones, ya es tiempo que el mundo pueda reconocer que YO seré la Corredentora del mundo entero, llegará ese momento pero tiene que tocar fondo nuestra Iglesia.

Asistid especialmente los primeros sábados porque habrán Gracias Divinas que el Señor dará para todos aquellos que asistan, ya sea aquí o en las iglesias, entregar la voluntad al Padre Dios para que El actúe en medio de vosotros.

Hijitos id en la paz del Señor y recordad, no tengáis miedo porque el terremoto no vendrá muy pronto, recordadle a la gente que no tengan miedo porque la mejor demostración de amor y caridad de Dios es la protección a las familias.

Shalom mis pequeños id en la paz del Señor y recordaos que esta Madre os ama, os protege y oren por todos vosotros a través de vuestro Santo Rosario haced la cadena para que el demonio no los ataque arduamente en vuestras oraciones.

Shalom

Miriam